¿Por qué es necesaria la rehabilitación energética?

Debido al anterior boom inmobiliario, existe un gran stock de viviendas actualmente, por lo que parece evidente la tendencia a rehabilitar viviendas existentes, al menos a corto y medio plazo.

Si a esta información le añadimos que se estima que el consumo de energía del sector residencial constituye aproximadamente una cuarta parte del consumo total de la sociedad, se antoja necesario el tomar cartas en el asunto para lograr una eficiencia óptima en cada una de nuestras viviendas.

Se han realizado diversos estudios que arrojan conclusiones claras sobre el potencial ahorro energético posible en el parque de edificios existentes. La aplicación de medidas correctoras para la rehabilitación energéticas en viviendas lograría ahorros de entre un 5 y un 20% en el consumo de energía, lo que supondría unos ahorros anuales de entre 200 y 500€ de media por vivienda.

En una obra nueva podemos tener en cuenta factores como la orientación y la zona climática, la forma y el volumen del edificio, las fuentes energéticas disponibles o los recursos arquitectónicos bioclimáticos. Pero en una rehabilitación estos factores se ven reducidos y por eso esta disciplina se basa en la reducción de la demanda energética del edificio mediante la aplicación de las siguientes mejoras en la envolvente:

  • Aislamientos de fachadas: Podemos mejorar en un 15% el gasto sobre el total del consumo del edificio. Principalmente favorece a climas extremos debiendo protegerse adecuadamente las fachadas sur en climas cálidos y las norte en climas fríos.
  • Aislamientos de cubierta: Con un ahorro del gasto total de entre el 5 y el 15%, este aislamiento debe realizarse independientemente de la orientación. Recomendamos realizar esta mejora en conjunto con la de impermeabilización para optimizar costes.
  • Huecos arquitectónicos: Fundamentales por su ahorro, en torno al 10%, son además los más fáciles de realizar ya que en la mayoría de los casos, es suficiente por sustituir los huecos por otros con carpintería de PVC KÖMMERLING con vidrio adecuado. Esta actuación además del aislamiento térmico, supone aislamiento acústico.

Estas mejoras deben ser combinadas en la medida de lo posible con sustitución de equipos de iluminación de bajo consumo, con instalaciones nuevas que busquen la eficiencia energética o la instalación de energías renovables siempre que sea posible.

Para hacernos una idea de la importancia de este tipo de rehabilitación solo tenemos que pensar que, por ejemplo, en la Comunidad de Madrid existen 2.6 millones de viviendas y que si aplicáramos estas medidas en todas ellas ahorraríamos una cuarta parte del gasto total.

0 comentarios
Por
Alex Martos

Volver

Cuéntanos qué te parece este artículo