Base de datos pública de cadáveres inmobiliarios

Las devastadoras consecuencias del estallido de la burbuja inmobiliaria se ven y oyen a diario en nuestro país incluso hoy, 7 años después. Hablamos de consecuencias económicas, sociales y políticas que han dado la vuelta a miles vidas. Por otra parte, existen una serie de consecuencias físicas y ambientales que ya han dejado una huella imborrable y que amenazan con empeorar durante décadas si no hacemos algo al respecto.

En el año 2011, el INE estimó el número de viviendas vacías en unos 3,5 millones, número que no abarca las edificaciones sin terminar ni los sectores sólo urbanizados. Basurama, Arquinset y otros colectivos proponen mapear este escenario y crear una auténtica base de datos de los cadáveres de la especulación.

Se definen como cadáveres inmobiliarios aquellos edificios “a medio construir o abandonados, a los terrenos urbanizados o no construidos y a las viviendas vacías“.

Para ello, se invita a profesionales como arquitectos, medioambientalistas, periodistas y programadores, así como otras disciplinas a colaborar con el proyecto, suscribiéndose aquí.

El objetivo de la iniciativa es entender la dimensión del problema y diseñar soluciones: “Nos puede servir para que nos hagamos una idea de la magnitud del fenómeno que todavía no es conocido en términos cuantitativos: cuánto hay, cuánto ocupa y qué distribución geográfica tiene. Existe la impresión de que hay mucho en muchos sitios, pero lo primero que hay que hacer es medir el fenómeno, es fundamental”.

Aquí podéis consultar los distintos grupos de trabajo y lo que se ha hecho hasta el momento.

Esta iniciativa no es la primera de su clase, existiendo otras como éstas:

Fuentes: eldiario.es | Plataforma Arquitectura

0 comentarios
Almudena López de Rego
Por
Almudena López de Rego

Redacción de CTE Arquitectura

Volver

Cuéntanos qué te parece este artículo