Energías renovables.

Hablamos con naturalidad de energías renovables y de las No-renovables. Pero realmente, ¿sabemos cuales son? ¿Conocemos su aplicación?

En carpinteriascte, basándonos en informes del Ministerio de Industria y el IDAE queremos acercar a todos esta información.

Atendiendo al tipo de aplicación energética, las energías renovables se clasifican en tres grupos:

Renovables de aplicación eléctrica:

A partir de las cuales se produce energía eléctrica.

Eólica: energía cinética contenida en las masas de aire en la atmósfera.

Solar: energía que proviene de la radiación solar, que a su vez puede ser Solar fotovoltaica y Solar termoeléctrica

Hidroeléctrica: energía eléctrica que se genera en el proceso de transformación de la energía mecánica de un curso de agua.

Energía del mar: energía que engloba el aprovechamiento energético de mares y océanos.

Geotérmica: energía almacenada en forma de calor debajo de la superficie sólida de la tierra.

Biomasa: es la energía obtenida a partir de la fracción biodegradable de los productos, desechos y residuos de origen biológico procedentes de la agricultura.

Biogás: es la energía obtenida a partir del combustible gaseoso producido a partir de la biomasa y/o a partir de la fracción biodegradable de los residuos.

Residuos Municipales, Industriales y lodos de depuración: es la energía obtenida a partir de los residuos generados en los domicilios particulares, comercios, oficinas y servicios.

Renovables de aplicación térmica:

A partir de las cuales se produce calor y frío.

Solar térmica: los captadores solares aprovechan la radiación solar para calentar un fluido (agua con anticongelante) que circula por su interior.

Biomasa térmica: su principal aplicación es la obtención de calefacción, agua caliente y calefacción de distrito.

Geotermia de baja temperatura: mediante bomba de calor para la obtención de calefacción y refrigeración.

Biocarburantes:

Combustibles líquidos o gaseosos para transporte producidos a partir de la biomasa.

Bioetanol: Sustituye a la gasolina y se produce principalmente mediante la fermentación de azúcares o almidón.

Biodiesel: Se puede utilizar en lugar del gasóleo y se obtiene a partir de plantas oleaginosas.

La buena noticia es que, como vemos, hay muchas posibilidades energéticas para el futuro reciente.

La mala es que cada vez consumimos más energía: al ritmo actual sólo tardaremos 35 años en duplicar el consumo mundial de energía y menos de 55 años en triplicarlo.

Seamos conscientes del gasto que suponemos al planeta y ayudemos todos a empezar un mundo mejor.

2 comentarios
Por
Alex Martos

Volver

Cuéntanos qué te parece este artículo