Pasividad ante la arquitectura pasiva

Los Edificios de Energía Casi Nula, PassivHaus y otros estándares llevan llamando a nuestra puerta unos cuantos años ya, y, sin embargo, gran parte de los profesionales y técnicos del sector de la construcción siguen sin saber qué son exactamente, otros (o los mismos) los desprestigian y otros los ignoran. Desde luego, con el ritmo al que avanzamos, parece increíble que estemos hablando de algo que será obligatorio en 2020.

Hemos preguntado a distintos agentes implicados que ¿a qué se debe la pasividad del sector? y éstas son las respuestas que nos han dado. Os dejamos el vídeo:

Algo que es innegable es que somos un sector enorme, nada ágil, con mucha inercia, y esto no facilita los cambios. El cambio que tenemos en frente es especialmente difícil porque involucra a todos los agentes, alude a todas las fases del proceso de edificación y, sobre todo, es un cambio de paradigma en la concepción del edificio, el barrio, el suministro energético y el confort y la salud.

Cierto es que sostenibilidad y la eficiencia energética son ya casi lastres para este movimiento, pues están tan manidas que ya nadie se las cree (excusa que ha venido muy bien en el sector para no tener que ponerse al día, alegando que es todo marketing). Pero no es razón suficiente para hacer oídos sordos a los resultados reales que encontramos ya en todos los climas.

Por último, por supuesto, el factor económico es una barrera, pero en mi opinión sólo en el campo de la rehabilitación. Paradójica y tristemente, en tiempos de crisis, en los que más se necesita reducir los gastos fijos, tampoco hay dinero para acometer reformas por mucha promesa de ahorro futuro que traigan.

Congreso de arquitectura sobre edificios de energía casi nula

Congreso de arquitectura sobre edificios de energía casi nula

¿Piensas que no hay pasividad en el sector? ¿Qué palabra usarías para describir la actitud hacia los Edificios de Energía Casi Nula? Quizá escepticismo, quizá pereza, quizá ego o falta de autocrítica, en muchos casos. Cuéntanos tu opinión en los comentarios, ¡queremos oírte! Y sigue nuestro Canal de YouTube para seguir al día con la actualidad y el futuro de los edificios.

 

1 comentario
Almudena López de Rego
Por
Almudena López de Rego

Redacción de CTE Arquitectura

Volver

Cuéntanos qué te parece este artículo

 
  1. carmen

    Bajo mi punto de vista, habrá muchos arquitectos que sí quieran sumarse a construir de manera eficiente, pero también hay muchos otros que, primero que les da igual el cambio climático o simplemente no crean en él, si, hay mucha gente a la que todo esto les da igual (por muy sorprendente que nos parezca a día de hoy) y por lo otro lado, construir de manera eficiente se traduce en hacer un desembolso mayor al principio, y disfrutar de las ventajas a lo largo de toda la vida útil de la construcción. Proyectos que son más caros de ejecutar, el cliente (sea público o privado) debe pagar más y esto no vende. Y menos si hay otro arquitecto o constructor que te hace el "mismo" proyecto por la mitad (aunque el aislamiento sea de patatas fritas) todo lo que no se ve, al cliente final le da igual, lo que quiere es gastar lo menos posible. Así que la labor del arquitecto o constructor a día de hoy es primordial en el cambio de pensamiento y ejecución de proyectos. Son ellos los que deben hacer construcciones eficientes e incluir en ellos materiales sostenibles y sin emisiones. Si los clientes sólo tienen opciones sostenibles, acabarán comprando sostenible. ¿Qué hacer con los arquitectos que siguen reacios al cambio? Penalizar las construcciones no sostenibles con impuestos (esto deberá ser labor política) esperar a que se jubilen y esperar que todos los profesores de las facultades de arquitectura sean pro-construcción sostenible para que los futuros arquitectos sean todos conscientes de la realidad de la construcción.