Rehabilitación energética: Edificio Zaramaga

La intervención buscaba actualizar el edificio en términos de accesibilidad y eficiencia energética este edificio de los años 60 de 30 viviendas. La comunidad apostó por una rehabilitación integral y contundente, con lo que consiguió cambiar su calificación energética de una E a una A.

Imagen previa y posterior a la intervención

Como ya estamos acostumbrados a oír, las estrategias por las que se apostó fueron el incremento del aislamiento (en fachada, cubierta y paramentos en contacto con el terreno), la mejora radical de la estanqueidad de la envolvente y la incorporación una instalación de ventilación mecánica con recuperador de calor. De esta manera, se reducen las facturas y se mejora notablemente el confort interior.

Capturjja

Estado tras la rehabilitación

Además, se ha integrado una instalación de paneles fotovoltaicos para dar suministro eléctrico al edificio. Durante la fase de diseño, se evaluaron otros sistemas de energías renovables, pero “se renunció a ello porque los estudios realizados nos dieron datos de que el coste de su implantación tendría un periodo de amortización excesivamente largo”, cuenta uno de los arquitectos.

Captuuura

Estado previo a la rehabilitación

Por último, como personalmente me encanta que se haga, se ha instalado un sistema de monitorización para controlar si el edificio cumple con los requisitos de confort y eficiencia energética previstos en el proyecto y para aumentar la biblioteca de registros de comportamiento energético de edificios diseñados con criterios de eficiencia energética. Esto es muy importante para garantizar las buenas prácticas y para aprender y extender el conocimiento.

Fachada rehabilitada

Los autores, Ramón Ruiz-Cuevas (Luz y Espacio Energía Arquitectura) e Ismael Martínez (IMV Arquitectos), nos cuentan su experiencia en este vídeo:

La intervención ha llevado un total de 10 meses, pero se ha llevado a cabo sin desalojar el edificio, que es otro de los puntos que necesita de demostradores para ganar la confianza de los usuarios. El coste ha ascendido a algo menos de 40.000 € por vivienda (aunque en este caso gran parte de este importe ha sido subvencionada).

Fachada rehabilitada

El proyecto se llevó el Premio a la Rehabilitación Sostenible de los Green Building Solutions & City Awards de 2016. La competencia no era nada desdeñable: 104 edificios y 25 ecodistritos, examinados por un jurado de 57 expertos, para quienes “la gran aportación del edificio Zaramaga es la demostración de que es viable y efectivo trabajar sobre edificios existentes para actualizarlos al siglo XXI”. Es una afirmación que muchos todavía siguen dudando.

Fachada rehabilitada

0 comentarios
Almudena López de Rego
Por
Almudena López de Rego

Redacción de CTE Arquitectura

Volver

Cuéntanos qué te parece este artículo