El Código Técnico de la Edificación (CTE) en su apartado referido a la salubridad, exige una ventilación dentro de cualquier vivienda para evitar condensaciones y humedades. Para obtener dicha ventilación, el CTE propone dos maneras de renovar el aire de una vivienda:

  1. Una apertura fija en la carpintería: Aunque no deja claro cuál sería el sistema adecuado puede darse con la posición de apertura oscilobatiente de un sistema de carpintería común, ya que el dispositivo que mantiene la posición de apertura fija sería el herraje.
  2. Incorporación de un aireador: Su objetivo es permitir la renovación del aire de la vivienda. Este dispositivo ha de situarse, según especifica el CTE, a una altura de 1,80 m. como mínimo desde el nivel del suelo.

Sistemas KÖMMERLING, dispone ya de un aireador, el dispositivo Köclimat, que se incorpora en la parte superior de la carpintería, entre marco y hoja. Este aireador funciona gracias a una trampilla basculante que actúa por gravedad según la presión del viento, de manera que está abierto normalmente y, si se produjera un exceso de aire, la trampilla cerraría el paso de aire. Una vez que el aire pasa por este dispositivo, se incorpora a la vivienda de forma controlada mediante la interrupción de otra junta que lo permite.

La principal ventaja del Köclimat es que se puede incorporar a carpinterías ya instaladas, y es totalmente invisible cuando la ventana o puerta está cerrada. Además, su precio es muy competitivo, y permite a los profesionales cumplir con el CTE sin perder las prestaciones que las ventanas fabricadas con perfiles de PVC KÖMMERLING ofrecen, contribuyendo además a la sostenibilidad medioambiental.

0 comentarios
Por
Alex Martos