Aislamiento acústico para cumplir el CTE

El Código Técnico de la Edificación regula el aislamiento acústico de los cerramientos y huecos de una construcción para garantizar el confort en el interior y poder desarrollar una actividad con la adecuada calidad de vida.

Las ventanas son el punto débil de todos los edificios condicionando el aislamiento total del mismo. Por esta razón es tan importante contar con puertas y ventanas de primera calidad. Para combatir el ruido con una ventana es fundamental atender a dos factores:

  • La apertura de la ventana. Cuanta más holgura exista, peor. Por esta razón las óptimas son las oscilobatientes y las practicables, siendo menos estancos los sistemas correderos. Actualmente existen unos sistemas correderos que también son elevables, pudiendo conseguir altos niveles de hermeticidad.
  • El vidrio. La pieza fundamental a la hora de conseguir altos niveles de aislamiento acústico. Tenga en cuenta siempre:
  1. -El espesor de los vidrios. Cuanto más espesor, más masa y por tanto mayor aislamiento.
  2. -La cámara de aire aísla más térmicamente que acústicamente.
  3. -El mejor aislamiento acústico se consigue con vidrio laminar con butiral acústico.
  4. -En vidrios dobles, procurar que no sean de igual espesor, para aislar diferentes frecuencias de sonido
  5. -Los gases nobles en la cámara también mejoran el aislamiento.

Utilice siempre perfiles KÖMMERLING porque la escasa permeabilidad del PVC y sus características como bajo conductor de ondas sonoras lo hacen idónea para este tipo de usos. Además posee la capacidad de incorporar grandes espesores de vidrio.

El aislamiento acústico de una ventana es su capacidad de contrarrestar fuentes de ruido procedentes del exterior. Instalando ventanas con perfiles oscilobatientes  KÖMMERLING, vidrio laminar 11/16/9 y con cámara rellena de gas se consiguen valores de aislamiento de 45dB. Esta reducción sonora equivale a tener un trafico intenso en el exterior (80db)  y en el interior percibirlo como una calle tranquila (35dB).

1 comentario
Por
Alex Martos

Volver

Cuéntanos qué te parece este artículo