CTE aplicado a la ventana

<script type=’text/javascript’ src=’http://track4.mybloglog.com/js/jsserv.php?mblID=2010071601033815′></script>

Vamos a intentar desgranar qué partes del CTE debemos tener en cuenta para conseguir que nuestras ventanas cumplan con la norma. La intención es que a partir de nuestro estudio en profundidad del Código Técnico podamos facilitaros su comprensión y utilización.

De los seis documentos que componen el CTE, tres hacen referencia a las ventanas y sus componentes:

DB HE – DOCUMENTO BÁSICO  DE AHORRO DE ENERGÍA Y AISLAMIENTO TÉRMICO

HE 1 – Limitación de la demanda energética.

En este apartado se recogen los procedimientos que permiten cumplir las exigencias básicas para conseguir un uso racional de la energía, reduciendo a límites sostenibles su consumo.

Hay tres aspectos clave en la elección de la ventana para cumplir con los niveles de aislamiento exigidos:

1. La Zona Climática, que depende de la localidad donde se ubica el edificio. Restringe el material de carpintería en función de la transmitancia y de la permeabilidad al aire de la ventana. El PVC con vidrio doble cumple en todas las zonas.

2. La orientación de la fachada en la que se encuentra la ventana.

3. El porcentaje de la superficie de los huecos en el total de esa fachada.

A mayor eficiencia energética de la carpintería, mayor superficie de huecos se podrá hacer. Aquí es donde necesitamos tener un control exhaustivo de los cálculos para poder ofrecer las mejores prestaciones cumpliendo con la normativa.

DB HS – DOCUMENTO BÁSICO DE SALUBRIDAD

HS 3 – Calidad del aire interior.

Exige una ventilación dentro de cualquier vivienda para evitar condensaciones y humedades. El CTE propone dos soluciones:

1. Una apertura fija en la carpintería

2. Incorporación de un aireador

DB HR – PROTECCIÓN CONTRA EL RUIDO

Mediante este documento del Código se asegura la mejora de la calidad de vida y el confort de las construcciones. Se fijan unos valores mínimos de atenuación acústica, que se calculan según los porcentajes de huecos de la envolvente teniendo en cuenta:

1. La elección de los vidrios: básicamente depende de su espesor, pero también afectan factores de las cámaras de aire o de las tipologías de vidrio que se utilicen.

2. La forma de apertura de las ventanas: los sistemas oscilobatientes y practicables son los que mejor aislamiento proporcionan.

3 comentarios
Por
Alex Martos

Volver

Cuéntanos qué te parece este artículo

 
  1. admin

    Muchas gracias por la información adicional David.

    Respecto a la salubridad citamos dos posibilidades, por supuesto independientes y ambas válidas.
    En el nuevo post de hoy ahondamos en la segunda opción, para dar vías diferentes de actuación, pero siempre de acuerdo con la base del CTE: las prestaciones finales son el objetivo, por lo que habrá diferentes caminos para lograrlas.

  2. David Gómez

    Quería comentar a raiz de este post, un par de cosas que creo que pueden confundir tanto a carpinteros como Arquitectos y Aparejadores:

    - En cuanto al comentario de salubridad, si bien es cierto que se puede colocar un aireador en la ventana o un mecanismo de apertura restringida (microventilación). En el mercado existen diferentes sistemas que no afectan al aislamiento térmico y acústico. No siendo obligatorio colocar este mecanismo en la ventana.

    - En cuanto a la protección frente al ruido las configuraciones más favorables son las que varían el espesor de vidrio interior-exterior filtrando más longitudes de onda que una composición de vidrio con ambos iguales.