El ladrillo del siglo XXI es español

Supongo que no soy la única que se pregunta por qué en las escuelas nos siguen enseñando a construir con ladrillo y además con las mismas configuraciones arcaicas y claramente ineficientes que se han venido haciendo durante la última época de la profesión (sí, señores, añadir un “lonchita” de 5 cm de aislamiento a una fachada de doble hoja sigue siendo un desastre de solución y una irresponsabilidad por parte del técnico).

La solución a nuestros quebraderos de cabeza parece que está aquí y tiene nacionalidad española. Se trata de un producto de composite que aúna todas las prestaciones que esperamos de nuestra envolvente que permite levantar una casa en 49 horas.

Compoplak

CompoPlak es un producto patentado por Grupo Valero que presume de ser ligero, hidrófugo, aislante y 100% reciclable. Hablan de una durabilidad de unos 200 años y una generación de residuos 100 veces inferior a la del ladrillo y 10 veces inferior a la del yeso. La modularidad es otra de las ventajas que favorecen la versatilidad de diseño, permitiendo su combinación con otros sistemas del mercado y admite cualquier tipo de revestimiento, para no limitar en absoluto las opciones del usuario.

La colocación es sencilla: los paneles se insertan en las guías y se fijan mecánicamente o a través de soldaduras químicas. Por supuesto, las placas son aptas para cerramiento, distribución y interior y cubierta.

En este vídeo se ve todo el proceso:

 

En la web hablan de un 50% de ahorro de consumo energético en el interior de un edificio de CompoPlak gracias a sus capacidades aislante, aunque no dan ningún dato sobre la transmitancia térmica del elemento. Esto es algo que necesitaríamos saber, así como la estanqueidad de las juntas entre paneles, pero en principio parece una solución sencilla y al grano.

 

0 comentarios
Almudena López de Rego
Por
Almudena López de Rego

Redacción de CTE Arquitectura

Volver

Cuéntanos qué te parece este artículo