Greenline, compromiso con el medio ambiente

Greenline nace como una marca registrada que certifica la excelencia ecológica de los productos con este sello. KÖMMERLING ha firmado este compromiso convirtiendo a la marca en pionera en Europa en protección del medio ambiente. Su concepto esencial consiste en lo siguiente:

Ahorro de energía

Para conseguir un ahorro de energía importante debes tener una carpintería de calidad, bien fabricada y bien instalada.

Como hemos repetido en varias ocasiones en el blog Carpinterías para CTE, las ventanas son el punto más débil de cualquier edificación y por tanto son los puntos más sensibles en cuanto a perdida de energía. Con la carpintería Greenline son perfectamente aislantes al frío y al calor por lo que no hacen que gastemos más en calefacción o aire acondicionado.

Reciclado

Todo el perfil KÖMMERLING es reciclable y reutilizable a lo largo del proceso de producción reduciendo la energía necesaria para fabricar más material.

Tanto el PVC procedente de nueva producción, como el de recortes sobrantes, como el de las ventanas viejas que han sido desmontadas sirven de materia prima para fabricar perfiles nuevos. El PVC reciclado tiene las mismas características que el PVC nuevo.

Medio Ambiente

Para cumplir las leyes internacionales basadas en el protocolo de Kyoto que buscan reducir las emisiones a la atmosfera de CO2 es imprescindible tener en cuenta el aislamiento de nuestro edificios. De aquí la importancia de aislar nuestra vivienda, ya que la suma de todas hace una cantidad de energía tan grande como para poder cumplir estas leyes tan estrictas y necesarias. Aquí la figura del arquitecto es esencial para prescribir siempre por encima de las nuevas normativas técnicas.

Si a este sello le añadimos la reconocida calidad de KÖMMERLING obtenemos unas ventanas de máxima calidad. Greenline garantiza el uso de materiales ecológicos totalmente reciclados con un alto nivel de aislamiento que ahorran una gran cantidad de energía. Con estos perfiles definitivamente contribuyes a la protección del medio ambiente

1 comentario
Por
Alex Martos

Volver

Cuéntanos qué te parece este artículo