Piel solar resultado de tecnología y geometría

Adrian Smith+Gordon Gill ganaron el concurso en 2009 para la Sede de Industrias Coreanas, que representa a importantes empresas coreanas como Samsung, LG y Hyundai Motors. Esta torre de 240 metros de altura conformada por un núcleo estructural de hormigón armado con estabilizadores de acero y vigas perimetrales, cuenta con amplias zonas ajardinadas y mucha transparencia para dotar a los puestos de trabajo de un ambiente agradable además de buen confort interior. Un abanico de tecnologías del campo de las instalaciones optimiza al máximo el consumo eléctrico y térmico, mientras se minimizan las pérdidas mediante la construcción.

Sede de Industrias Coreanas | Adrian Smith+Gordon Gill (Fot. BEMsite)

En uno de tantos edificios en que la fachada es ventana y la ventana es fachada, el aspecto más innovador del proyecto es precisamente la envolvente diseñada específicamente para este edificio con el fin de colaborar en la reducción del calentamiento interno y las cargas de enfriamiento de la torre, y la recolección de la energía mediante la integración de paneles fotovoltaicos en las fachadas suroeste y noroeste, que reciben la mayor cantidad de radiación diariamente.

Sede de Industrias Coreanas | Adrian Smith+Gordon Gill (Fot. BEMsite)

Esta piel exterior se pliega como un acordeón para proporcionar la óptima utilización de los paneles fotovoltaicos integrados en ella. La inclinación de los paneles es de 30 grados hacia arriba, favoreciendo que el equipo maximice la cantidad de radiación captada, generando energía suficiente para mantener los sistemas eléctricos en todo el núcleo de la torre y el espacio de oficinas.

Sede de Industrias Coreanas | Adrian Smith+Gordon Gill (Fot. BEMsite)

En la posición opuesta a los paneles captadores, los paneles de vidrio tienen un ángulo de 15 grados hacia abajo por dos razones: para reducir al mínimo la cantidad de radiación directa que entra en el interior y el deslumbramiento y para reflejar la radiación hacia las células fotovoltaicas, maximizando la cantidad susceptible de captación. Los paneles solares y de visión se alternan creando una fachada dinámica.

Además y gracias a los incentivos fiscales, la electricidad que genere el edificio será pagada 7 veces más cara de lo que realmente cuesta, por lo que al final, el sobrecoste de instalación de los paneles solares se verá compensado casi en su totalidad.

Sede de Industrias Coreanas | Adrian Smith+Gordon Gill (Fot. BEMsite)

0 comentarios
Almudena López de Rego
Por
Almudena López de Rego

Redacción de CTE Arquitectura

Volver