Prestaciones del PVC

El PVC es uno de los materiales plásticos más antiguos y actualmente se comercializa de manera industrializada por todo el mundo. Producido a base de sal y petróleo es desde hace 50 años un producto utilizado universalmente, pues es versátil, económico y respetuoso con el medioambiente. Gracias a esto podemos utilizarlo de numerosas maneras:

  • Construcción: Carpinterías, tuberías, protección de cable…
  • Aplicaciones Médicas: Bolsas de sangre y diálisis, calzado, catéteres…
  • Varios: Tarjetas de crédito, juguetes, automoción…

Debido a sus propiedades, de entre los diferentes materiales con los que se fabrican ventanas, el PVC ha ido escalando posiciones hasta convertirse en el más utilizado en los principales países industrializados del mundo. Por tanto son millones de usuarios los que las disfrutan contrastando su calidad y su durabilidad sin que apenas requieran mantenimiento. El uso de este material es un buen indicador para fijar la calidad de una vivienda ya que debido al alto coeficiente de aislamiento se consiguen unos niveles muy altos de ahorro energético, que se traducirá en euros. Por ejemplo una ventana de  PVC KÖMMERLING provista de acristalamiento aislante (dos vidrios de 4mm con cámara de  aire intermedia de 12 mm : 4/12/4 ) tiene una transmitancia de U =1,6-2,5 W/m2OC. Y se consiguen atenuaciones acústicas comprendidas entre 32db y 48 db.

La ventana de PVC, según la norma UNE 23.727 esta clasificado como M1, es decir difícilmente inflamable y auto extinguible, cesa la combustión cuando desaparece la llama exterior que la provocó. Su temperatura de ignición es de 390OC con un índice de oxígeno del 50% (para la madera estas cifras son 260OC con un índice de oxigeno del 21%).

Recuérdalo, es un material con muchas prestaciones:

  • Tiene una elevada resistencia a la abrasión.
  • Es estable e inerte.
  • Es un material altamente resistente.
  • No se quema con facilidad ni arde por si solo y cesa de arder una vez que la fuente de calor se ha retirado.
  • Buen aislante eléctrico.
  • Alto valor energético.
  • Rentable. Bajo coste de instalación.
1 comentario
Por
Alex Martos

Volver

Cuéntanos qué te parece este artículo