Protección contra incendios

Además de un buen aislamiento, tanto térmico como acústico, es imprescindible en cualquier construcción actual, tener en cuenta la seguridad frente a posibles incendios que se puedan originar en la vivienda y más aun en lugares públicos como escuelas infantiles, colegios, universidades.

El aislamiento desempeña un doble papel en la protección contra incendios debido a las características inherentes del producto  y por otro lado también debido a su efecto en el desarrollo del fuego y de la estabilidad de la estructura.

Un adecuado aislamiento debe no ser combustible ni producir humos tóxicos en caso de incendio, ayudando a proporcionar un tiempo valioso en la evacuación de las personas.

Cada material de construcción debe de tener una clasificación frente al fuego, también llamada Euroclase.

Para cumplir estos requisitos, fijados por la Directiva Europea, las características técnicas de los productos (entendiendo como éstos a cualquier producto fabricado para su incorporación con carácter permanente a las obras) tendrán que cumplir las siguientes condiciones:

a) Deben tener unas características que permitan que las obras a les que se incorporen puedan alcanzar los requisitos esenciales, como el de seguridad en caso de incendio, fijados por la Directiva.

b) Que lleven la marca CE, indicativo de que el producto es conforme a normas de transposición de normas armonizadas o conforme a un Documento de Idoneidad Técnica Europeo (DITE) o a especificaciones técnicas nacionales reconocidas.

Veamos cuales son los grados de clasificación:

Euroclase A1:

Los materiales no pueden contribuir en ningún caso al fuego, incluso aunque este plenamente desarrollado.

Euroclase A2:

Los materiales no aportan carga al fuego, ni contribuyen a su desarrollo.

Euroclase B:

Productos poco combustibles que no superan los valores exigidos en las clases anteriores.

Euroclase C:

Productos moderadamente combustibles. Entre 10 y 20 minutos hasta la inflamación generalizada.

Euroclase D:

Productos moderadamente combustibles. Entre 2 y 10 m minutos hasta la inflamación generalizada.

Euroclase E:

Productos moderadamente combustibles.

Euroclase F:

Productos que no pueden satisfacer ninguna de las anteriores cualidades.

Recordar que este tipo de clasificaciones se realizo para unificar las diferentes formas de clasificar los materiales de construcción en la Unión Europea, por lo que anula las anteriores existentes en todos los países miembros, incluida España. En Carpinterías para CTE estamos interesados en su divulgación.

1 comentario
Por
Alex Martos

Volver